Year 2 - Week 51

ISSN 2603 - 9931

 

365 días dan para mucho. Podemos definir 2017 como un año de trabajo duro, donde hemos consolidado lo que ya veníamos desarrollando desde 2015. Es especialmente agradable ver cómo los distintos proyectos toman forma. Hemos implementado acciones pioneras como la formación de seguridad privada como intervinientes inmediatos en la gestión de incidentes armados en objetivos blandos tales como un centro comercial, pero también hemos llevado por primera vez esta formación al ciudadano en la Semana de la Ciencia de Madrid. Hemos creado un blog y dado el salto a las redes sociales como parte de nuestro compromiso en la difusión de la cultura de seguridad y la concienciación ciudadana. Y cada día algún miembro de este equipo se presenta con nuevas ideas y nuevas líneas de trabajo a explorar que nutran y mejoren las previas.

 

Pero también ha sido un año duro por todo aquello a lo que nos hemos enfrentado como sociedad. En los últimos 365 días hemos visto camiones lanzándose contra un mercado navideño en Berlín, apuñalamientos en París, dos atentados en Londres, en uno de los cuales un compatriota, Ignacio Echeverría, se hizo tristemente famoso precisamente por actuar como interviniente inmediato armado con su monopatín. Y llegó el peor día para España tras el 11 de marzo de 2004: una célula terrorista lanzó una furgoneta en pleno mes de agosto en las abarrotadas Ramblas de Barcelona. No podemos dejar de recordar que, mientras redactábamos nuestra nota de condolencias para publicarla a la mañana siguiente, se produjo un segundo atentado frustrado esta vez en Cambrils. Estábamos levantados y tras una noche inacabable, por la mañana nos uníamos en el dolor al resto de españoles. Pero no han sido los únicos casos. El concierto de Arianna Grande en Manchester, las dos iglesias coptas en Egipto el Domingo de Ramos o el ataque sobre la mezquita de al-Radwa en Sinai. El tiroteo masivo de Las Vegas en octubre y el de la iglesia de Texas en noviembre se han convertido en el primer y tercer incidente de tirador activo por número de víctimas en la historia de Estados Unidos. El terrorismo ha cambiado de objetivos duros a objetivos crecientemente blandos, del tiro en la nuca a preparar la bomba en la cocina de casa, de objetivos simbólicos a víctimas masivas.

 

Hemos invertido horas de nuestro tiempo como profesionales en la investigación sobre la evolución de estos fenómenos violentos para comprender motivaciones, perfiles, selección de objetivos y modus operandi para poder aproximarnos a respuestas adaptadas, más allá de protocolos como run-hide-fight, para integrar aspectos como Stop the Bleeding o Stop the Crying. Hemos ampliado nuestras colaboraciones con proyectos como “Evita una Muerte, está en tus manos” o SEMES Nacional y SEMES CyL en materia de gestión sanitaria de incidentes armados como intervinientes inmediatos y primeros intervinientes, o a la Asociación Científica Icono14, con quienes buscamos sinergias entre la gestión operativa de incidentes y la comunicación organizacional en situaciones de crisis. Hemos contribuido a la producción científica con nuestra participación en Congresos y Jornadas de investigación. Hemos profundizado en conceptos que en nuestro país eran tan ajenos como la categorización de perfiles en incidentes activos o el desarrollo e implicaciones de la existencia de objetivos blandos y nuevos mecanismos de endurecimiento. El pasado viernes, sin ir más lejos, nos confirmaron nuestra participación en el Comité Técnico de ASIS International para la elaboración del Standard Internacional Active Assailant, que completa y actualiza el ya existente sobre Workplace Violence.

 

Todo ello ha sido posible gracias a tres ejes: firmeza para continuar adelante a pesar de las dificultades y de ese desgraciadamente frecuente “aquí no nos va a pasar” que es la lacra de los profesionales de la seguridad en sus diferentes vertientes, rigor para ofrecer un producto de calidad, profesional y alejado de cualquier amarillismo sensacionalista o de cualquier moda pasajera, porque somos consciente que las amenazas no pasan de moda, sino que evolucionan, y confianza, en nosotros mismos a título individual como profesionales, en nosotros mismos como equipo de trabajo que permanece conectado como una red 24 horas al día 7 días a la semana, y confianza recíproca hacia nuestros clientes como nuestra razón de ser, porque la seguridad –no nos cansamos de repetirlo y menos en estas fechas donde todos deberíamos estar con nuestros seres queridos- no es un negocio, es una responsabilidad.

 

Acaba de pasar la Nochebuena y nos acercamos al final de este 2017. Pero el camino no se ha acabado. Para 2018 nos comprometemos con nuestros clientes, familias y amigos en continuar trabajando en nuevos proyectos multidisciplinares con el rigor acostumbrado, en aras de una sociedad más segura. Sin embargo, ya en los albores de este fin de año, tan solo queremos agradeceros vuestro apoyo y desearos felices fiestas y próspero 2018 acompañados de todos vuestros seres queridos.

Tags:

Please reload

Entradas destacadas

Consejos para viajeros frecuentes.

October 20, 2019

1/10
Please reload

Entradas recientes
Please reload