El Peor Día para España tras el 11-M.

 Year 2 - Week 34

ISSN 2603 - 9931

 

Ayer jueves a primera hora de la tarde el temido escenario que tantos meses llevamos vaticinando se materializaba en una ciudad en la que de hecho ya hemos trabajado en la formación para la gestión de incidentes terroristas: Barcelona sufría un atentado que la sitúa con letras de sangre en la macabra lista que se iniciaba en Europa con Niza, Berlín, Londres y Estocolmo. Una furgoneta con tres terroristas recorría unos setecientos metros a lo largo del paseo de las Ramblas barcelonesas, causando un centenar de heridos y trece muertos. Tras la confusión inicial, en la que se llegó a hablar de un atrincheramiento con toma de rehenes y fuego con armas largas en las proximidades del ataque o incluso un tiroteo posteriormente también desmentido en el Corte Inglés cercano, se estableció que había cuatro atacantes dados a la fuga en un segundo vehículo, horas más tarde encontrado en la ciudad de Vic. Dos de los terroristas fueron detenidos en las primeras horas de la noche, y el tercero abatido, mientras que un cuarto continuaba en paradero desconocido. Se trataba del primer atentado jihadista sufrido por España tras el 11-M: efectivamente, tanto la agencia de noticias del Estado Islámico, Amaq, como Nashir News, el canal de noticias de la organización terrorista en Telegram, emitían un comunicado reclamando la autoría del ataque.

 

Apenas nueve horas después de que el caos se desatara en Barcelona, a los insomnes nos terminaba de abandonar el sueño: los Mossos d’Esquadra comunicaban a través de redes sociales como Twitter un nuevo operativo policial en Cambrils, y poco a poco las notician comenzaban a filtrarse de nuevo. Un segundo ataque terrorista se había producido en el paseo marítimo de la localidad tarraconense, cuando un segundo vehículo arrollaba a varios paseantes, para a continuación volcar y ser sus ocupantes abatidos por la policía. En este caso, el saldo fue de cuatro terroristas muertos y uno herido. Sin embargo, en un modelo de operación combinado, en este caso no sólo portaban armas de fuego, sino también cinturones explosivos. La selección de armas indica claramente la voluntad de maximizar el número de víctimas, algo que afortunadamente las fuerzas de seguridad han logrado frustrar.

 

Varias horas más tarde, cuando aún detalles de ambos ataques continúan saliendo a la luz, no podemos sino unirnos al dolor de las víctimas, que es el dolor de toda España. Sobre la medianoche, el presidente del Gobierno, D. Mariano Rajoy, decía en su comparecencia desde Barcelona que “España es un pueblo unido en algunos valores de los que nos sentimos muy orgullosos (…). Hemos dado muchas batallas contra el terrorismo. En esta ocasión los españoles también vamos a vencer”. Tras más de dos años trabajando en la gestión de incidentes armados, tras leer, analizar e investigar, tras formar y entrenar a otros, tras impartir cursos, organizar simulacros y publicar artículos, hoy sentimos que no es suficiente. Por ello, en el que se ha convertido en el peor día para España tras el 11-M, en el que se va a escribir en nuestra historia junto a nombres como Hipercor o República Dominicana, porque el terror no entiende de etiquetas ni motivaciones, nos queremos comprometer como empresa, pero especialmente como el equipo humano que la forma, en redoblar nuestros esfuerzos y nuestro trabajo en la batalla contra el terrorismo. Con humildad, pero ante todo con responsabilidad y concienciación de que en esta ocasión los españoles también vamos a vencer.

 

Please reload

Entradas destacadas

Consejos para viajeros frecuentes.

October 20, 2019

1/10
Please reload

Entradas recientes