Seguridad del Transporte Sanitario en Atentados Terroristas

Year 2 - Week 29

 

 

En los últimos tiempos, numerosos incidentes han sacudido países de nuestro entorno, causando múltiples víctimas.

 

 

 

 

 

Los causantes de estos incidentes son variados:

  • Terrorismo Yihadista, causante de los atentados de Nueva York, Madrid (Atocha), París, Bélgica, Londres, Bulgaria etc.

  • Bandas de crimen organizado.

  • Delincuencia común.

Los patrones de atentado van cambiando, y de forma brusca, una zona en paz, se transforma en un entorno táctico (zona de peligro activo), por el tipo de armamento y los patrones de comportamiento usados por los agresores.

En los años 90, los Servicios de Emergencias valoraron la necesidad de crear protocolos de actuación clínica en los cuales se dejaba en un segundo plano la seguridad del transporte sanitario, dando prioridad a la atención sanitaria.

           

Los protocolos de manejo extrahospitalario del paciente politraumatizado no eran útiles ni viables en situaciones tácticas, por diferentes motivos:

  • La táctica prima sobre las medidas sanitarias en cuidados bajo fuego, para evitar bajas adicionales. De la misma forma que para entrar en un incendio hay que tener la especialización de un bombero, entrar en una zona con un tiroteo activo  precisa de habilidades específicas.

  • Hay un conjunto de patrones lesiónales que optimizan la asistencia, dado que la situación no permite, en muchas ocasiones, realizar maniobras sanitarias avanzadas. De aquí se extraen las causas de muerte evitable, como la hemorragia exanguinante en extremidades y zonas de unión de miembros, el neumotórax a tensión y las obstrucciones de vía aérea. Se valoró, de forma realista QUÉ se puede hacer y CUÁNDO es posible hacerlo.

  • En el entorno militar, ajustaron los protocolos a la restricción material, pues al igual que en rescate en montaña, hay una limitación de carga (muchas veces una mochila).

El aumento de incidentes violentos con armas y tácticas bélicas, en entornos civiles en paz, ha creado un nuevo escenario. Bajo esta nueva perspectiva no son adecuados los protocolos convencionales (no tácticos) de atención al politraumatizado (tiempos de evacuación, situación de atención medica definitiva, características del primer interviniente, víctima típica, etc.).        

La finalidad es buscar la coordinación, mediante protocolos, del personal sanitario junto con el resto del personal interviniente, para una respuesta eficaz, asumiendo los mínimos riesgos.        

Hay que considerar además, que en una situación de esta envergadura, no se deben descuidar las emergencias cotidianas, que seguirán ocurriendo. Porque habrá la misma probabilidad de que alguien sufra un infarto, una parada cardiorrespiratoria u ocurra un accidente. Es preciso mantener un equilibrio entre las necesidades sobrevenidas por un escenario de múltiples victimas en un entorno táctico, y la atención adecuada a los eventos más cotidianos. Ya que la vida continúa.  

Si se desea mejorar en la asistencia de múltiples víctimas en entornos tácticos civiles, no sólo se deben prestar atención a los aspectos más sanitarios. En estas situaciones, la aproximación, la seguridad y la coordinación tienen una importancia altísima. Porque en caso de no seguir unas directrices de intervención, puede que haya que hacerse una triste pregunta: ¿quien rescatará a los que rescatan?

 

¿Como intervienen las redes sociales en Los atentados?

Las redes sociales actualmente tienen una gran repercusión en la población. Permiten obtener una información inmediata, pero los servicios de Emergencias, han de gestionarla adecuadamente, porque pueden difundirse datos erróneos. ES recomendable confirmar siempre toda información que no llegue por un canal oficial.    

BULOS

 

¿Que nos vamos a encontrar al llegar a un incidente de este tipo?

Hay que considerar una serie de aspectos diferenciales, cuando se accede a intervenir en estos escenarios:

  • Posibilidad de varios focos.

  • Rehenes y agresores entre los heridos.

  • Una agresión mantenida durante la atención sanitaria.

  • Gran variedad de lesiones y pacientes.

De los atentados urbanos acontecidos hemos aprendido que aparecerá una inundación de recursos, los cuales sumados a los edificios, producirá una ausencia de visibilidad, un caos funcional y una dispersión asistencial. Hay que tener en cuenta que habitualmente lo que no vemos o no nos informan, no existe. Es preciso romper la inercia de actuar sin mantener unos canales de información permeables y continuos. Porque si se genera una visión de los profesionales sanitarios focalizada en las víctimas, puede que se generen nuevas situaciones de riesgo, e incluso más víctimas. El caos puede llegar a tal extremo que se produzca una separación de los  equipos de trabajo, que eventualmente puede comprometer su capacidad asistencial.

 

¿Qué es preciso priorizar?

Para que en una intervención con amenaza latente sea posible trabajar con seguridad, hay que seguir uno por uno estos puntos sin alterar el orden:

  1. Búsqueda y neutralización de la amenaza

  2. Medidas salvadoras

  3. Control de la situación

  4. Agrupamiento, identificación y registro de las victimas

  5. Evacuación de rescate

  6. SVB y SVA

Si la amenaza continua a la llegada del personal sanitario, del punto 1 al 6 serán realizados por Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

Mientras se espera a que la zona este controlada y los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado rescaten a las victimas, los equipos sanitarios se dedicarán en la zona de asistencia a la ordenación de recursos, preparación de reservas y la sectorización de la zona

 

¿Que objetivos tendrá el personal sanitario a la hora de intervenir en un atentado?

Mejorar la coordinación entre los cuerpos intervinientes y el personal Sanitario.

Protocolizar la actuación del personal sanitario para no entorpecer una posterior investigación policial.

Crear unas normas básicas de actuación del personal sanitario ante un atentado terrorista.

 

Normas generales de actuación del Personal Sanitario:

Un atentado terrorista nunca lo podremos tratar como cualquier incidente con múltiples victimas, ya que en el caso de los atentados se deberá prestar especial atención en el marco jurídico-legal, así como las medidas de autoprotección.

La disciplina a la hora de proceder es importantísima para una buena actuación. Un suceso de estas características solo se puede manejar si se establece una autentica cadena de mando, con la filosofía de “UNO MANDA Y LOS DEMAS OBEDECEN”.

Para la coordinación en la zona del siniestro, se presentarán los responsables de ambos dispositivos, estableciendo los mecanismos de coordinación y comunicación entre ambos cuerpos.

Se tendrá en cuenta a la hora de actuar:

  • El entorno en el que se desarrolla la actuación (descampado,  urbano, ...)

  • Los riesgos potenciales indicados por la policía (coches trampa, ...)

  • Los riesgos potenciales indicados por los bomberos (derrumbes, incendios, etc).

Confirmar con el Centro Coordinador que la Policía está en el lugar. Si no es así se nos acercaremos a las inmediaciones sin personarnos en el lugar y nos mantendremos en espera hasta que nos confirmen o verifiquemos su llegada.

Una vez en el lugar nos pondremos en contacto con el responsable del cordón policial y solicitaremos toda la información posible, así como consejo del lugar más seguro para situar el vehículo y a nosotros mismos. Lo normal será situar el vehículo a no menos de 100 metros del lugar donde este situado el paquete / vehículo sospechoso y en calles paralelas o perpendiculares, a poder ser NUNCA en la misma calle.

Evitar situarse delante o debajo de zonas acristaladas o frágiles ya que la onda expansiva de una posible explosión provocaría su rotura.

No entrar NUNCA dentro de la zona acordonada sin el previo consentimiento o autorización de la policía.

Evitar siempre que sea posible situar el vehículo y a nosotros mismos en zonas potencialmente peligrosas, tales como cerca de contenedores, vehículos no seguros, bocas de incendio.

Informar al Centro Coordinador periódicamente de la situación, así como de la necesidad de otros recursos.

Si el artefacto explosiona seguir el Protocolo de Seguridad Explosión Vía Pública o Explosión en Edificios y el Protocolo Sanitario Adecuado.

Cuando finalice el incidente, se procederá a informar al responsable de la Policía, al Centro Coordinador y regresaremos a nuestra base.

 

Organice y prevenga.

En su lugar de trabajo hable con sus compañeros y propicie medidas preventivas. Usted se deberá hacer las siguientes preguntas: ¿Cómo evitar o disminuir los riesgos?, ¿qué hacer?, ¿cómo responder (actuar) ante una emergencia?. Establezca acciones y responsabilidades concretas. Asesórese con la Policía, los Bomberos, Los Grupos y Organizaciones de Rescate.

           

Practique el plan de contingencia.

Mejórelo, enriquézcalo con la colaboración activa de todos. ¿Cómo va a proteger el personal?, ¿Quiénes necesitan atención especial (niños, ancianos, mujeres embarazadas, personas discapacitadas)?, ¿Cómo y a dónde va a llevar los heridos, cómo va a enfrentar las consecuencias de un atentado o cualquier otra situación de peligro?. El organizarse previamente y practicar el plan de vez en cuando le da ventajas individuales y claramente puede significar salvar su vida.

 

 

Artículo publicado en la revista Rescate Vial, 2º trimestre 2017

Please reload

Entradas destacadas

Consejos para viajeros frecuentes.

October 20, 2019

1/10
Please reload

Entradas recientes