• Redacción GrupoDC Solutions.

II Curso de Asistencia Sanitaria en Atentados Urbanos


Year 3 - Week 40

ISSN 2603 - 9931

Este pasado fin de semana se celebró en Miranda de Ebro, organizado por SEMES Castilla y León el segundo curso de Atención Sanitaria en Atentados Urbanos, que por segundo año consecutivo ha reunido a más de quince profesores vinculados al ámbito académico, sanitario, militar y de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado a nivel nacional y autonómico, todos ellos expertos en terrorismo, incidentes armados y sanidad de emergencias, entre los que nos encontrábamos el equipo de GrupoDC Solutions, miembros del GAR, MOE, Ertzaintza, Policía Foral, Mossos d’Esquadra o el paramédico estadounidense George W. Contreras, que asistió en la zona 0 de las Torres Gemelas durante el 11-S. Como alumnado, una treintena de sanitarios, miembros de distintas fuerzas y cuerpos de seguridad y militares demandando una formación específica y de calidad en la gestión de víctimas de ataques terroristas, una tipología de incidente con múltiples víctimas infrecuente pero de gran potencial letal y donde cada minuto en la cadena asistencial cuenta.

La formación, dividida en cuatro días, incluye sesiones teóricas y prácticas. El jueves 27 se abría la sesión con la introducción de Pedro Salinas sobre la necesidad de protocolos que cohesionen la respuesta a incidentes terroristas con múltiples víctimas entre distintos cuerpos y sectores profesionales que constituyen el espectro de los primeros respondientes, para, a continuación, presentar GrupoDC Solutions el trabajo de tres años de investigación en definición de la amenaza basada en la categorización de perfiles de atacantes y su impacto en la selección de un modus operandi sobre unos determinados objetivos. La mañana concluía con una segunda ponencia sobre zonificación en situación de atentado terrorista o incidente armado y las áreas de intervención sanitaria durante y tras la neutralización de la amenaza.

Sobre estas bases, se introdujo a los alumnos en la evolución de una disciplina ya clásica pero en constante evolución y adaptación como es la sanidad de combate o sanidad táctica. Ello se explica bajo el prisma de la realización de que las nuevas formas de terrorismo, pese a su principio de provocar terror en una sociedad dada, llevan a cabo actos de violencia cuyos daños son similares a los que se producen en un conflicto armado convencional, por lo que la respuesta asistencial tiene mucho que aprender de los mecanismos sanitarios de respuesta que se producen en dicho contexto. En este sentido, resultan de extremada utilidad las pautas del denominado TCCC (Tactical Combat Casualty Care), que recoge una serie de protocolos de actuación sanitaria bajo fuego o CUF (Care Under Fire) acerca del tratamiento de los tres principales patrones lesionales presentes en combate: hemorragia masiva, problemas en vía aérea y neumotórax. La premisa principal: alargar la vida de la víctima y garantizar la cadena asistencial hasta la llegada a un centro médico donde puede ser tratada con efectividad. Un hito en este sentido lo marca la masacre de la escuela infantil de Sandy Hook, donde Adam Lanza llevó a cabo en 2012 un ataque de tirador activo, asesinando a 18 niños -dos más fallecieron en el hospital- y seis adultos, entre ellos profesores que trataban de proteger a los alumnos. En respuesta, surgen los consensos Hartford para diseñar mecanismos de adaptación de los procedimientos TCCC al ámbito de la sanidad civil en lo que actualmente se ha desarrollado como TECC (Tactical Emergency Casualty Care). Dos algoritmos resultan en este sentido de especial interés tanto respecto al protocolo a seguir en la gestión del incidente y la asistencia a las víctimas como en la evaluación inicial a las mismas para su posterior triage.

Siguiendo estas líneas temáticas, el curso se articuló en sucesivas sesiones teórico-prácticas impartidas por efectivos del Grupo de Rescate Táctico del GAR, paramédicos del Mando de Operaciones Especiales y médicos y técnicos en emergencias. Partiendo de la base de la zonificación en área caliente, donde la amenaza es suprimida por los equipos de respuesta táctica, zona templada no segura donde tiene lugar la primera asistencia y evacuación, y zona segura donde los equipos sanitarios reciben a la víctima y activan el traslado a hospitales donde la asistencia sea definitiva.

  • Supresión de la amenaza. Pese a no ser el objetivo del curso, la simulación realizada al final del curso permitió a los alumnos pertenecientes a Fuerzas y Cuerpos de seguridad, bajo la dirección del cuadro de instructores provenientes de GAR, Ertzaintza, MOE, GIE y GEI, a participar en la intervención en una vivienda donde se había producido un incidente armado con toma de rehenes.

  • Control de hemorragias masivas exanguinantes. Uno de los ejes principales del curso ha sido el control de hemorragias masivas exanguinantes con torniquetes. Este denostado elemento de control de sangrado ha vuelto a cobrar importancia tras numerosos estudios científicos basados en experiencia sobre el terreno que han demostrado que es el medio más efectivo en control de hemorragias exanguinantes en extremidades. El taller de uso de torniquete se complementa con talleres de empaquetado de heridas y uso de agentes hemostáticos donde el uso del torniquete no es viable -ingles, cuello, axilas-, así como la utilización de medios de fortuna sustitutivos de estos elementos. Del mismo modo y teniendo en cuenta el dinamismo que presentan los incidentes armados analizados, también se impartieron técnicas de autoasistencia.

  • Control de Vía Aérea. Es la segunda causa de muerte en atentados e incidentes armados, tras la hemorragia masiva. El taller en este estadio asistencial, todavía en zona no segura, se basaba en la detección de los principales problemas respiratorios tras un incidente armado, como es el neumotórax, el uso del parche oclusivo valvulado para su tratamiento inicial y la apertura de vía aérea y posición lateral de seguridad, para garantizar la supervivencia de la víctima previa a su traslado a zona segura.

  • Evacuación a zona segura. Uno de los talleres realizados consistió en técnicas de acarreo y evacuación con las técnicas más factibles y prácticas para personal no entrenado en este tipo de situaciones en entorno potencialmente hostil. Un segundo taller explicó el uso de camillas de campaña disponibles en el mercado para llevar a cabo evacuaciones en este tipo de contextos, que facilitan la movilidad de los equipos de rescate.

  • Triage médico en zona segura y primera asistencia. El triage es el sistema de clasificación según la gravedad de las lesiones presentadas por la víctima, según el código de colores negro (víctima mortal), rojo (gravedad extrema), amarillo (gravedad) y verde (herido leve que no precisa tratamiento médico urgente):

  • Soporte respiratorio. Avanzando en la cadena asistencial y en el nivel de seguridad en que la víctima se encuentre se procede a revisar vías respiratorias y proceder a su manejo a través de sistemas de apertura e intubado, garantizando la respiración del paciente hasta su ingreso hospitalario. Los talleres analizaron diversas técnicas de intubado y manejo de vía aérea, ventilación y fijación de emergencia del dispositivo, etcétera.

  • Problemas de circulación. En casos de hemorragia masiva exanguinante la víctima ha podido perder gran cantidad de sangre antes de ser evacuado a zona segura, por lo que aparecen nuevos riesgos como el shock hipovolémico. Los talleres analizan técnicas de transfusión de líquidos a través de vías en situación de lesiones graves, destacando el taller de colocación de vía intraósea, técnica de especial efectividad en paciones donde la colocación de vías clásicas son impracticables por las condiciones del paciente, el contexto o la urgencia de la situación, a lo que se añade su rápida y alta efectividad.

  • Hipotermia y heridas en la cabeza. La pérdida de sangre conlleva pérdida de temperatura, y esta a su vez favorece la aparición del shock. Por ello, también se incidió en la prevención de la hipotermia sobre la víctima, que debería ser colocada sin estar en contacto con el suelo y a ser posible cubierta para evitar la pérdida de calor. Finalmente, también las heridas de la cabeza y ojos revisten especificidades que fueron mencionadas, como el uso de parches oculares, etcétera.

  • Evacuación a hospital. Como último estadio del protocolo y una vez realizada la primera asistencia de emergencia, el herido es trasladado al hospital. Este proceso de evacuación fue también practicado por los asistentes al curso durante el simulacro de incidente terrorista.

Finalmente, se celebraron una serie de talleres-simulación, destacando el del protocolo run-hide-fight de actuación durante un incidente armado, orientación en condiciones de baja luminosidad y humo, y triage.

Por segundo año consecutivo agradecemos a la organización del curso, SEMES Castilla y León y SEMES Sanidad Táctica haber contado con nuestra presencia y participación activa. Podemos afirmar que este tipo de iniciativas donde se aúnan fuerzas entre todo el espectro de los primeros respondientes genera sinergias que permiten mejorar la cooperación entre todos ellos, detectar problemas en la misma e identificar prácticas alternativas susceptibles de ser valoradas e incorporadas. Solo a través de la coordinación y de entrenar estas capacidades se puede lograr reducir tiempos de respuesta, mejorar protocolos y, en última instancia y como objetivo final, salvar vidas. Como a lo largo del curso tantas veces han apuntado algunos de sus instructores, juntos somos más fuertes.

#SoftTargets #Hemostats #Survival #FirtsResponders #Emergencias #Tourniquet #PrimerIntervinitente #GrupoDC #Emergency #Desastre #Simulacro #GuardiaCivil

distintivo_ens_declaracion_BASICA.png

Copyright © 2020 All Rights Reserved 

 GrupoDC Solutions s.l.u. 

 GrupoDC Solutions Inc.

This website and all of its contents are copyrighted by GrupoDC Solutions.

Any use, reproduction or duplication of the contents of this website without  the express written permission of GrupoDC Solutions is strictly prohibited.